Sensibilizan a docentes sobre expresiones de violencia de género

Personal docente de la División de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Sonora participó en el taller Dimensiones relacionales del hostigamiento y el acoso sexual, con el objetivo de identificar, abordar y dialogar sobre estas expresiones de violencia en el área laboral y académica.

El taller impartido por Martín Ríos Silva, especialista en terapia clínica y en violencia de género, sensibilizó a los participantes sobre las dimensiones relacionales con el hostigamiento y el acoso sexual como conductas graves, a través de un trabajo personal que les facilitó no sólo diversas perspectivas críticas respecto a estas expresiones reprobables de violencia, sino la posibilidad de generar herramientas para la prevención y toma de acciones prácticas frente a tales problemas.

Ríos Silva, investigador en violencia de género en el Instituto de Terapia Familiar Cencalli, precisó que desde la perspectiva terapéutica hay una mirada diferente acerca del problema: es dimensionarlo para tener herramientas de identificación y abordaje de estas situaciones.

En el desarrollo del taller organizado por el Programa Institucional por la Equidad de Género de la Universidad de Sonora, el instructor argumentó que en los ambientes escolares los docentes deben ser los promotores de estas estrategias de identificación y de abordaje de dichas expresiones de violencia.

Destacó que es complicado precisar el hostigamiento o acoso por las imprecisiones al momento de denunciar y evidenciar, pues en estas interacciones complejas interviene una multiplicidad de factores que resultan indispensables analizar de manera práctica, por lo que contar con herramientas precisas en el área del lenguaje de la comunicación es muy importante.

“En el hostigamiento y el acoso también hay una relación jerárquica, aunque no sea en términos laborales; de hecho, el acoso se define como un ejercicio abusivo del poder, y es un proceso gradual donde intervienen muchas cosas antes de que se manifieste o evidencie el acoso como tal, o que la persona acosada se dé cuenta”, dijo.

Finalmente, mencionó que en muchas instituciones se tienen iniciativas e incluso programas de prevención, identificación y denuncia de estas situaciones de violencia, de las cuales los contextos académicos no están exentos, por lo que la tarea pendiente es trabajar en promover una cultura de la denuncia y establecer protocolos de atención a víctimas de violencia de género.

Fuente: https://www.unison.mx/nota/?idnoti=28378